Hijos del NO:Padres del SI. Los PADECIENTES.

La gente de mi generación,finales de los 60,se sentirá -espero- identificada con lo que a continuación voy a relatar. En cualquier caso, pienso, es lo que ocurría cuando éramos niños, y también, un poco mas mayores.
Las cosas han cambiado, ¡y tanto que han cambiado!, hasta el punto de que educar a nuestros hijos es todo un reto diario. Percibimos que lo que a nosotros nos inculcaron, hoy no sirve. Los niños de hoy en día, interconectados, con todos los derechos, con las potenciales denuncias a sus padres( si, si, ¡¿denunciar a tus padres?!),con derechos adquiridos y escasas o nulas responsabilidades por que a ellos nadie les pidió permiso para nacer,con baja tolerancia a la frustración, creciendo en una sociedad violenta y caótica, entre clases y tablets…¿cómo los formamos?, ¿qué educamos?.

¿Emperadores/emperatrices?, ¿con qué formamos?,¿qué nos sirve en un mundo cambiante y una sociedad decadente?

Cuando fuimos niños la autoridad de nuestros padres estaba fuera de toda duda.Incuestionable, inimaginable decir nada que contradijera su decisión. Sus decisiones, inexorables,contundentes,eran nuestro destino. No había negociación en mucho casos. Su NO retumbaba por las paredes de nuestro cerebro, entendiendo la negativa a nuestros sueños y expectativas,etc…hoy, aquellos niños que fuimos, somos padres, y… ¿cuánto nos cuesta decir que no, poner límites, frustrar?. ¿Hemos descuidado el NO en nuestros hijos, de tanto sufrirlo?. Nos quedamos solos con nuestro No cuando todo tiene que ser que sí.

Y es que ese No era un muro dfícil de negociar.Un muro sólido entre nosotros y ellos. A nuestro parecer, una fortaleza inexpugnable imposible de derribar.¿Cómo convencer para que te dijeran que sí?, ¿cómo persuadir para que nos dejaran volver mas tarde a casa?, ¿cómo hacer para qué entendieran que la anhelada moto no era un derroche y sí una inversión en un medio de locomoción para no pedir favores para que nos trajeran a casa?.

Hoy, 30 años después todo es light.En la sociedad en la que vivimos,nuestro férreo control sufrido parece problable que ha provocado un efecto contrario, hasta el punto de minimizarlo todo,y escuchamos argumentos de lo mas variopinto respecto a nuestros jóvenes.Como muestra pondré varios ejemplos:

Supongamos el caso de fulanito que ha suspendido cuatro asignaturas en 2º ESO, y el viaje de verano está ahí. Escuchamos a uno de los padres, decir lo siguiente:Déjalo ir. Que vaya al viaje. ¡Total!, éste verano no va a hacer nada, mejor que descanse y al año que viene que se lo coja con mas ganas…» provoca risa, y mas que risa, pena.
A nosotros nos decían:te voy a poner a trabajar éste verano, para que veas lo que es, y así espabilarás.

Otro caso: «…dice el chaval que hoy viene su amiga especial a verlo…».
Uno de los padres, dice: Déjalos a solas en la habitación, no los molestemos…
A nosotros nos decian: ¿venir aquí?, ¿ahora?, ¿para qué?, ya la verás el fin de semana.
Otro ejemplo curioso se produce también en los más pequeños de hoy en día.
Sus familiares- la mayoría- hablan de lo adulto que es y lo bien que habla. Pasados los años, al «adulto» se le recrimina que no madure y que se comporte como un niño.

El ejemplo mas claro: de pequeños, el mando de la televisión lo tenia el padre. Ahora lo tiene nuestro hijo.Sin más…

Así que después de lo referido arriba, vamos a cogernos en serio la educación de nuestros hijos, y vamos a servirles de referencia,de guía de acompañamiento para que puedan madurar y crecer con referentes válidos que les permitan no caer en las trampas de una sociedad mediocre y caótica, para así asegurarnos un mejor futuro social.
Y a los padecientes padres que aprendan pronto a poner límites y a decir No.No desde la reflexión y el argumento. No con el ánimo de frustrar gratuitamente desde la comodidad de algunos de ellos, que no dejan hacer nada a los hijos por que no les apetece hacer nada( traerlos,llevarlos,escucharlos,frustrarlos)con y para ellos.

Y es que entre lo de antes ,nuestra infancia, y lo de ahora, nuestros hijos, media un abismo. El compromiso con nuestros hijos,debe ser la mejor medicina frente a la sociedad light.

P. Casalta. Octubre 2014.

One thought on “Hijos del NO:Padres del SI. Los PADECIENTES.

  1. Soy padre de dos hijos y que gran realidad tus palabras Pascual…

Deja una respuesta