Mascotas.

Un animal puede ser realmente el mejor amigo de una persona. Las mascotas responden a importantes necesidades emocionales de gente de todas las edades, pero tal vez más a los ancianos que viven solos.

A pesar de que las mascotas ( perros, gatos, pájaros, o peces) no pueden reemplazar la compañia humana, responden a necesidades importantes de carácter emocional de personas de todas las edades, en especial de ancianos que viven solos:

Las mascotas cimentan la autoestima. Ellas no censuran ni critican: tan sólo hacen que sus dueños se sientan necesitados.

Proveen intimidad. Muchas personas dicen confiar en sus mascotas como si fueran miembros de la familia. De hecho, por lo menos 70% de dueños de mascotas las consideran como de su familia. Muchos ancianos creen que sus mascotas son sensibles a sus estados y sentimientos.

Son fuente de afecto. La misma clase de afecto que los padres reciben de sus hijos jóvenes y suelen perder cuando ellos crecen. Una mascota pueden recibir cariño y afecto que los ancianos necesitan prodigar y vicecersa; una mascota proporciona un cuerpo tibio para abrazar y para tener en el regazo -un elemento que se ha perdido en muchas vidas de adultos-.

Hacen que los ancianos se sientan necesitados. Las mascotas, como los niños necesitan cuidados. Ser responsable de una mascota puede motivar a un anciano a cuidarse mejor a sí mismo.

Ayudan a relajarse. Hablarles a las mascotas o acariciarlas puede disminuir la presión sanguínea del anciano.

Rompen el hielo. Es más fácil iniciar una c0nversación con un extraño mientras se pasea a la mascota.

En vista de lo importante que puede ser una mascota para la vida de un anciano, no debe sorprender que muchos lamenten la muerte de su mascota  así como la de un familiar.

Es necesario tomar muy en serio los sentimientos de los ancianos que sufren por no poder estar con sus mascotas. Cuando los ancianos deben ir al hospital o al geriátrico, debe tenerse en cuenta el cuidado de la mascota, con el fin de aliviar la preocupación del dueño. Si es posible, se debe arreglar alguna forma de que se mantengan en contacto.

P. Casalta. Febrero 2011.