El poder curativo de una buena relación entre psicólogo y paciente.

identidad[1]

 

Hasta un 40% de los pacientes mejora sólo por el hecho de salir satisfecho de la consulta. El éxito depende de que el psicólogo sea capaz de averiguar los problemas del paciente. Algunos mantienen un estilo paternalista que les impide escuchar…

El papel tradicional del psicólogo está en entredicho. No es verdad que el psicólogo da las órdenes, y el paciente las acepta. Los usuarios demandan cada vez más información y piden participar en las decisiones terapéuticas. Las consultas están asistiendo al abandono del estilo paternalista en favor de otro que fomenta una mayor comunicación e igualdad en la relación terapéutica.

Si el paciente considera que la consulta ha ido bien y sale contento, sigue mejor el tratamiento y se cura antes. Los pacientes que se comunican mejor con el profesional, le preguntan más y adoptan una actitud más activa en el cuidado de su propia salud  logran una mejora cualitativa de su sintomatología.

La clave está en la flexibilidad y la capacidad de adaptación del profesional. Hay que mantener una actitud de interés incondicional.

 

P. Casalta Ferrer. Junio 16.

Deja una respuesta