Detalles!

Me refiero a la importancia de los detalles en la educación. Esta, no puede ser concebida como una suma de grandes ideas.Las ideas, si solo son vagas y flotantes, suelen servir poco.Y por que la educación es concreta. Tejida de momentos.

En efecto, cada acto, en casa en la escuela, es favorable o no para un recta educación. No se trata de promover una normativa obtusa. Si de cultivar una determinada finura o sensibilidad que permita mostrarse receptivo y hacerse amable.Lo que no vale es que las personas actúen por aproximación, por «más o menos», mostrando una cierta dejadez personal. Poca entidad tendria una educación que no tuviera en cuenta los detalles. Es decir,de los gestos reveladores de una formación humana en valores profunda. Se trata de cosas muy sencillas. De no usar inútilmente un libro, de no gritar en un lugar cercano donde otros trabajan en silencio o llegar con retraso cuanso nos piden llegar con puntualidad, de intervenir con discreción en una conversación, de vestir decorosamente, de llamar a un amigo atribulado…traducido en conceptos: respeto, sentido social,cuidado personal, hacer más fácil la vida a los otros, tener atenciones…
Con la ventaja que ganaremos en aceptación personal.

Los padres y educadores han de ser especialmente delicados. Pero, a su vez, enseñar la delicadeza a los niños.¿Cómo? con la creación de un ambiente naturalmente delicado.

P. Casalta Ferrer. Junio 15.

Deja una respuesta