Economía (actualizada) de los sentimientos.

Si utilizaramos el símil del amor y una cuenta bancaria para explicar » el álgebra de los sentimientos», empezaríamos de la siguiente manera:

Para abrir una cuenta se necesita un capital inicial (el amor). Luego, el dinero crecerá en la misma proporción en que ingresemos. Nuestro activo crecerá en la misma proporción que hagamos mas ingresos que reintegros.  Así, se entiende por la ley de la incidencia, por la que en el amor todo lo que no suma resta – los detalles suman y los olvidos restan- . La ley de la incidencia tiene dos principios: el de habituación , que rige para lo bueno, y el de saturación, para lo malo: Como a lo bueno de la pareja nos acostumbramos, con el tiempo nos parece menos bueno; en cambio, lo malo, como no nos acostumbramos es más malo. Al final, el valor de una relación es siempre inferior al inicial; pero si el balance es positivo, la pareja se estabiliza. Por eso, quien esté interesado en mantener un saldo positivo en su cuenta amorosa deberá tener presente la ley de la incidencia y gestionar con eficiencia los dos principios que la componen.

El problema es que ingresamos poco  y queremos sacar mucho y buscamos mejores condiciones en otro banco. Para evitarlo, no debemos olvidar como favorecer la rentabilidad sentimental: aporta lo que puedas sin esperar grandes beneficios, recuerda que para hacer reintegros necesitas saldo positivo y que si no tienes patrimonio es difícil que  te concedan un crédito. De la misma manera que no le podemos pedir al banco más dinero de lo que ingresamos, tampoco le podemos pedir a la pareja más amor del que damos.

Si hay más refuerzos positivos que negativos el vínculo se irá fortaleciendo, pero si ocurre lo contrario pronto se quedará sin amor, porque se agotará el saldo de su cuenta amorosa.

La idea que pretendo transmitir es que el capital amoroso se deprecia fácilmente si no se cuida con esmero. Si queremos que la matemática de los sentimientos  nos sea favorable debemos procurar calcular bien y hacer un inventario cabal del estado de nuestra cuenta amorosa. Oimos en ocasiones » ahora ya es demasiado tarde» y he visto tantos cambios de comportamiento que se han producido cuando la pareja ya no está en condiciones de aceptarlos, que es necesario insistir en la importancia de la prevención.si deseamos que nos salga bien l amatemática de los sentimientos debemos procurar calcular bien y hacer un inventario cabal del estado de su cuenta amorosa.Ingerse con regularidad, reintegros justificados, evitar números rojos, porque entonces o no le dejarán disponer o deberá pagar elevados intereses. ah!, y antes de cambiar de banco valore adecuadamente las nuevas ofertas y asegúrese de que son fiables, no vaya a resultar que, por hacer cálculos precipitados, luego se arrepienta de la decisión.

 

 

 

P. Casalta. Enero 2011.Revisado. Marzo/2014,